Debido a la anatomía propia y a factores como el embarazo y el parto, la mujer tiene más riesgo de sufrir disfunciones relacionadas con el suelo pélvico a lo largo de su vida. Nuestras vísceras, sujetas por ligamentos como los cables de un puente sujetan a éste, necesitan un buen soporte que se puede ver afectado por diferentes causas.

 

Descubre la importancia de la prevención y el tratamiento de dichas disfunciones en las diferentes etapas; desde jóvenes deportistas a mujeres en la etapa de menopausia.

PARA ELLAS...