DOLOR PÉLVICO CRÓNICO

El Dolor Pélvico Crónico se define como un dolor persistente en estructuras relacionadas con la pelvis y que suele superar los 6 meses de duración.

Otra de las características frecuentes del DPC es que el paciente puede percibir dolor en un área más allá de la cavidad pélvica, en zonas como la región abdominal, lumbar o los miembros inferiores.

 

Esto se debe a que los sistemas que pueden estar involucrados en la permanencia de este dolor son varios:

Muscular, Esquelético, Nervioso, Digestivo, Urinario y Ginecológico. Esto hace que sean diversos los factores que pueden desencadenar o perpetuar este tipo de dolor.

Por todo esto, la entrevista y la valoración deberán ser exhaustivas para centrar el tratamiento en el origen de la patología y no sólo en los síntomas locales.

 

Estas son algunas de las patologías íntimamente relacionadas con el DPC:

  • Neuropatía del Pudendo
  • Síndrome Miofascial
  • Prostatitis Crónicas
  • Cistitis Intersticiales
  • Endometriosis
  • Patologías Intestinales (Colón Irritable, Enfermedad de Crohn, Colitis Ulcerosa...)

 

El Dolor Pélvico Crónico es un problema importante a tener en cuenta por el incremento exponencial de su prevalencia en los últimos años en los países occidentales y por el significativo impacto en la calidad de vida de quienes los padecen, lo que hará necesario tener muy en cuenta el factor emocional.

 

La Fisioterapia Pelviperineal te ofrece una valoración de todos estos sistemas, con tratamientos personalizados tanto a nivel visceral como músculo-esquelético y nervioso y te proporcionará herramientas para mejorar en tu día a día.