CICLO MENSTRUAL

Equilibra tus hormonas- Moviliza tu útero

MOVILIDAD UTERINA

Una de las causas del dolor premenstrual puede ser "puramente mecánica".

El útero, como víscera que está suspendida en la pelvis, necesita movilidad. Está rodeado de numerosos y potentes ligamentos que lo sujetan, pero que en algunos casos donde existen desequilibrios también lo fijan, impidiendo que el útero de mueva con normalidad.

 

Durante el ciclo menstrual, el útero sufre inflamaciones, por lo que varía su volumen y el espacio que ocupa. Si se encuentra fijado en una posición determinada como comentamos, su falta de movilidad hace que determinadas estructuras generen tensiones que nos provocan dolor.

 

En algunas ocasiones incluso, la posición de ésta víscera puede dificultar la posibilidad de quedarte embarazada, dificulta su funcionalidad.

 

 

El Dolor Premenstrual es la principal causa de absentismo escolar y laboral entre chicas y mujeres, pero, veamos el lado bueno; Gracias al ciclo hormonal las mujeres tenemos la capacidad de descubrir si algo no acaba de funcionar en nuestra salud hormonal y esto nos permite poner remedio para recuperar el equilibrio.

 

Recuerda que lo ideal sería tener ciclos de 28 días (entre 25 y 35 se consideran normales) con un sangrado de entre 3 y 5 días.

 

Además de los síntomas del Síndrome Premenstrual, el dolor suele ser una característica común en la mayoría de las mujeres y esto no debería ser así.

 

Las causas pueden deberse a diversos factores, entre los que podemos encontrar:

  • Alteraciones en los niveles hormonales
  • Endometriosis
  • Miomas Uterinos
  • Malposiciones/Fijaciones Uterinas

 

Nos podemos apoyar en tratamientos manuales de movilización uterina, técnicas de liberación miofascial, aplicaciones de acupuntura y hábitos alimentarios para mejorar y restaurar nuestro ciclo hormonal ofreciéndote:

  • Normalizar ciclos menstruales
  • Reducir/ eliminar hemorragias abundantes, reduciendo así la anemia que los suele acompañar
  • Reducir/ eliminar dolor (dismenorrea), y con ello el consumo de analgésicos/antinflamatorios
  • Mejorar la fertilidad
  • Mejora de la calidad de vida.
gallery/28_16

MIOMAS UTERINOS

Los miomas uterinos son tumores benignos también llamados fibromas uterinos que se encuentran presentes en el miometrio y que se originan a partir de células de músculo liso de la pared del útero. Se pueden presentar de foma múltiple o individual, de dimensiones muy diferentes, desde microscópicos hasta un tamaño mayor ocupando todo el útero.

 

Dentro del factor hormonal, existe una relación directa con la progesterona, como hormona que ayuda al crecimiento de los miomas, por lo que la alimentación será fundamental en el control del crecimiento de éstos.

Aproximadamente en la mitad de los casos los miomas son asintomáticos y en el resto de los casos los síntomas son variables dependiendo de la localización, tamaño y dirección de crecimiento.

 

Los síntomas más importantes son los trastornos del sangrado mentrual y el dolor pélvico, sensación de presión en el estómago, micción frecuente y estreñimiento con manifestaciones de compresión.

ENDOMETRIOSIS

La endometriosis es una enfermedad benigna que afecta a mujeres durante su vida reproductiva. Cuando el endometrio (tejido que recubre el interior del útero) se desarrolla incorrectamente puede asentarse en cualquier lugar de la cavidad pélvica, incluso de la cavidad abdominal.

 

Puede provocar implantes (placas pequeñas), nódulos (placas grandes) y endometriomas

(quistes en los ovarios) con una evolución imprevisible.

 

Es una enfermedad inflamatoria que ocasiona adherencias entre los órganos y ahí es donde puede actuar la fisioterapia.

 

Entre los síntomas podemos encontrar dismenorrea, dispareunia, sangrado uterino anómalo, problemas reproductivos e infertilidad.